3/23/09

El Papa miente sobre los condones

En un viaje reciente a África, un continente que sufre de una epidemia de enfermedades transmitidas sexualmente y uno de los pocos lugares donde el católicismo no esta en proceso de extinción, el Papa decidió dar un poco de consejeria médica.

Hablando con reporteros durante el viaje hacia la capital de Camerún, Younde, el Papa dijo que el VIH/SIDA:

"era una tragedia que no se puede superar con dinero, que no se puede superar con condones, los cuales pueden incrementar el problema."

De acuerdo a este, la solución está en "un despertar espiritual y humano" y en "la amistad hacia aquellos que sufren".

Ya sabemos que este Papa no es muy amigo de la ciencia, pues el uso del condón consistentemente está asociado a una reducción en la incidencia del VIH por aproximadamente un 80%. No incrementa el problema, como este opina. Queriendo tapar el cielo con la mano, los católicos continuan insistiendo en la abstinencia, la cual es un absoluto fracaso, como han demostrado decenas de estudios y el propio sentido común.

El decir que los condones aumentan el problema es craza desinformación y loquera. Es una mentira que causará la muerte de personas. Es esto lo que hace el Papa con su gira, regando mentiras, haciendo daño y menospreciando los esfuerzos que hacen otros para ayudar de verdad a los afligidos. La "amistad" no va a ayudar a los hijos de una mujer, que muere lentamente de SIDA, ni educarles sobre como "sobreponer sus deseos físicos", y tampoco los va a ayudar arrodillarse a rezar por ellos.

Fuente: BBC News

5 comments:

Prometeo said...

Comentaba en el Blog Sin Mordazas que esto a lo mejor es una estrategia para tratar de exterminar una raza. Ratzinger era miembro de la juventud Nazi y a lo mejor está viendo la estrategia de eliminar una raza haciendo que se maten entre ellos teniendo sexo sin protección.

Adelante y éxito.

kulasaim said...

El contrasto de la iglesia hacia el condón es un axioma intrínseco...

www.nicolasespositochedel.com

Lille Skvat said...

El Papa es un irresponsable: http://lilleskvat.blogspot.com/2009/03/el-papa-y-la-irresponsabilidad.html

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com/

Anonymous said...

No se puede tomar a la OMS como una fuente confiable, pues dicha organización promueve su uso, en otras palabras dicha organización no es imparcial, si esta promoviendo tal asunto es porque obtiene algo por ello, como se da en cualquier política.

Si fuera verdad lo que dice la OMS, el problema se habría resuelto o por lo menos reducido, lo cual no ha sido así, sino que ha empeorado.

Resumiendo mi primer párrafo, si alguien promueve algo que no funciona, es porque obtiene una cierta ganancia (de cualquier tipo) y no puede ser objetiva, pues perdería lo que esta ganando.

Se ha demostrado que el preservativo no es funcional, solo que dichos resultados no salen a la luz, ya que como en niveles altos de política se trata de ocultar la verdad, pero la verdad siempre sale a la luz, tal cual es el rotundo fracaso del preservativo.

Te invito a leerme en lo siguiente, si deseas acrecentar tu conocimiento al respecto, o seguir con tal ignorancia:

Características relevantes de los condones:
Casi todos los preservativos se fabrican con látex. Dicho material artificial es sumamente inestable. Para mantener sus propiedades físicas, requiere mantenerse siempre a temperatura templada -entre 10° y 25°-; la exposición a temperaturas inferiores a 10° o superiores a los 25°, deterioran el material y le hacen perder impermeabilidad. Es importante subrayar, que todas las pruebas de laboratorio sobre los mismos, se realizan cuando el látex no ha sido expuesto a temperaturas inconvenientes. Ahora bien, desde la salida de fábrica hasta el minorista que los comercializa -y aún más, hasta el momento de su uso-, cada profiláctico recorre un largo camino -generalmente en camiones-, que no están refrigerados a la temperatura conveniente. En invierno se los somete a temperaturas inferiores a los 10°, y en verano a superiores a los 25°. Esto explica la invalidez, de los controles de calidad de los preservativos, pues los mismos -para tener alguna validez-, deberían realizarse en las bocas de venta -lo cual, desde luego, no es posible-.

A pesar que, por los motivos científicos apuntados, los controles de calidad de los condones no son confiables, resulta interesante transcribir las conclusiones de los mismos. Por ejemplo, con relación al paso del virus a través de los poros del látex, se comprobó en laboratorio, que utilizando partículas de poliestireno de 110 nm de tamaño, en 29 de 89 preservativos valorados (33%), se constataba paso de partículas a través del látex, lo que indica que el porcentaje medio de eyaculado, que puede atravesar el látex, sería de un 0,01% aproximadamente [20]. Esto implica que los preservativos de látex, no son una valla infranqueable, para la transmisión del VIH. Al evaluar otro control de calidad, que habitualmente realizan diversas instituciones sanitarias de EEUU, se ha podido comprobar, que, en 38.000 preservativos de 165 lotes diferentes, cuando éstos eran de fabricación estadounidense, el 12% tenían escapes superiores al permitido en ese país. Cuando los preservativos no estaban fabricados en EEUU, este porcentaje se elevó al 21% [21]. Reitero que se trata de controles en laboratorio, donde los adminículos analizados, han estado permanentemente en condiciones óptimas; lo cual deja de suceder ni bien salen de fábrica…

Muchas son las causas por las que el preservativo puede fallar, en la prevención del contagio del sida. Una posibilidad siempre latente es su mala utilización, que muchas veces depende de las dificultades propias de usarlo adecuadamente, en tales circunstancias. Esto es especialmente complicado para los jóvenes. La OMS recomienda unas instrucciones en diez pasos correlativos a cumplir, para el uso adecuado del condón. Cualquiera advierte que en las peculiares circunstancias de su uso, se requiere un entrenamiento casi de boina verde, para no errar en el manual de instrucciones… También hay que tener en cuenta que, al igual que el semen, los líquidos preseminales pueden contener el virus; por tanto, es posible el contagio antes del uso del profiláctico. Además, existe un porcentaje de fallos atribuibles a la rotura del mismo. En un estudio prospectivo, se detectó que este porcentaje oscilaba alrededor del 1% al 12% en el coito vaginal, pero que era superior en las relaciones homosexuales [22].

Eficacia de los condones en la prevención de embarazos:
A las razones empíricamente verificadas del apartado anterior, conviene añadir otro elemento constatable. El preservativo es poco eficaz para la prevención de los embarazos. Y es importante resaltar, que una mujer puede quedar embarazada pocos días al mes y, en cambio, puede contagiarse o contagiar el sida, todos los días del año. Además, el virus del sida es 500 veces más pequeño que un espermatozoide.

En general, se puede decir que el preservativo tiene un elevado número de fallos para prevenir embarazos. En este sentido, si se define este índice de fallos, como el número de embarazos, en parejas que utilizan el preservativo durante un año, encontramos que el mismo, según distintas fuentes, es: de un 3 a 28% [23], del 8 al 15% [24], el 14% [25], del 10 al 15% [26], el 13% [27], entre el 9 y 14%, y para menores de 25 años del 17,9% [28].

Son abundantes los datos que indican, un índice elevado de fallos del preservativo, para prevenir embarazos. Por tanto, si falla para prevenir los gestaciones, fácilmente se deduce cuanto más fallará, en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

Eficacia de los preservativos en la prevención de las otras enfermedades de transmisión sexual:
Hay 25 enfermedades de transmisión sexual. Algunas causan infecciones vaginales -como la vaginosis bacteriana, la tricomoniasis y la candidiasis-; otras son de origen bacteriano -tales como el chancroide, la clamidia, la gonorrea y la sífilis-, y, finalmente las hay de origen viral -entre ellas el VIH, el virus del papiloma humano (VPH) [29], el herpes simple (tipos I y II), y la hepatitis B-. Destaco, que toda enfermedad sexualmente transmisible, opera como un mayor factor de riesgo de contraer el VIH. Es importante subrayar, que los condones no ofrecen protección alguna respecto de varias de estas enfermedades, y con relación a las pocas enfermedades que previenen, su eficacia profiláctica es muy baja, conforme la información científica disponible. En efecto:

Un informe de la OMS [30], indica que los usuarios de condones tienen sólo dos tercios de probabilidades -comparados con quienes no los utilizan-, de evitar la transmisión de gonorrea, tricomoniasis, o infecciones por clamidias. Es decir, que la protección sería aproximadamente del 66%. Esta protección es aún menor, en el caso del herpes simple [31]. De forma general, según un reciente informe de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la evidencia epidemiológica es insuficiente para determinar la efectividad de los preservativos, en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Recientemente un panel de 28 expertos, incluyendo la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) y la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) de Estados Unidos, han analizando 138 estudios sobre el uso de los preservativos, y su eficacia en la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Este estudio revela una reducción del riesgo de transmisión de gonorrea en los varones del 49% [32].

Ahora bien, con respecto al contagio de la gonorrea, la clamidia, la trichomoniasis, la sífilis, el herpes genital y el virus de papiloma humano (HPV); en lo que concierne a las mujeres, cuyos compañeros sexuales usan el condón, no existen pruebas científicas de su efectividad. En lo que concierne a los varones que usan el condón, este tiene cierta efectividad contra la gonorrea, pero ninguna con respecto a las demás enfermedades de transmisión sexual, ya mencionadas [33].

Fuentes:
[20] Carey RF, Herman WA, Retta SM et al. Efectiveness of latex condoms a barrier to human immunodeficiency virus-sized particles under conditions of simulated use. Sex Transm Dis 19; 230-4, 1992.

[21] Leads from the MMWR 1988; 37, nº7. Condoms for prevention of sexually transmitted diseases. JAMA 259; 1925-7, 1988.

[22] Informe Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, julio 2001. Diario Médico 26-VII-2001; Ahmed G, Liner EC, Williamson NE et al. Characteristics of condom use and associated problems: Experience in Bangladesh. Conctraception 42; 523-33, 1990; y Albert AE, Hatcher RA, Graves W. Condom use and breakage among women in an municipal hospital family planning clinic. Contraception 43; 167-76, 1991.

[23] Tietze C. Advances in Sex Research. Comm Mat Healt NY. 1963.

[24] Roche: Lexikon Medicine. Urgan Schwarzenbarch. Munchen, 1984.

[25] Famm Plann Perspect 18; 200-209, 1986.

[26] Pritchard JA, Mac Donald PC. Family Planning. In: M Williams. Obstetric. 16 ed. NY. Appletton - Centry - Crofts, pag 1011, 1980.

[27] Weller SC. A meta - analysis of condom effectiveness in reducing sexually transmitted HIV. Soc Sci Med 36; 1635-44, 1993.

[28] Trussel J, Kost K. Contraceptive failure in the United States: a critical review of the literature. Stud Fam Planning 18; 237-283, 1987.

[29] Este virus es el origen de casi todos los casos de cáncer de cuello cervical. Y este tipo de cáncer es la principal causa de muertes femeninas, entre las enfermedades de transmisión sexual, por encima del sida, en EE.UU. En dicho país, en 1.998 murieron 4.921 mujeres por cáncer cervical, y poco más de 4.200 de sida.

[30] Rosenberg M, Hell HA, Friel PA. Spermicides and condoms for the prevention of HIV and other sexually transmitted diseases. Presented at strategies for viricide, research Meeting. World Health Organization, March 28, 1990, p 13.

[31] Populations Reports. Serie H, nº 8, Sept 1990.

[32] Informe Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, julio 2001. Diario Médico 26-VII-2001.
Eficacia de los preservativos en la prevención del VIH:
Respecto de la eficacia de la prevención del sida, transmitido por relaciones heterosexuales, se destaca un estudio publicado en 1993. En él se utilizaban datos procedentes, de todos los artículos publicados en lengua inglesa, antes de julio de 1990, en revistas de garantizada calidad científica, analizados conjuntamente en un detallado estudio multicéntrico. La conclusión más significativa, fue constatar que el preservativo, reduce el riesgo de infección por el HIV en aproximadamente un 69%. Es decir, ésta sería la capacidad del preservativo para prevenir el contagio del sida, en unas relaciones heterosexuales normales, en las que se utilizara en forma habitual y correctamente [34]. Estos datos fueron corroborados por un trabajo de la OMS [35] -insospechable de parcialidad, pues promueve permanentemente el uso del profiláctico-, la que estima el riesgo de contagio en -aproximadamente-, el 40%. Datos más recientes ofrecidos por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos [36], indican que el preservativo reduce en un 85%, el riesgo de transmisión del VIH. Debo destacar que estas estadísticas se refieren a relaciones normales heterosexuales; por las razones ya apuntadas, la eficacia del condón en la prevención del VIH, en las relaciones homosexuales, anales y orales, es muy inferior. Sugestivamente, no hay trabajos publicados que analicen esta cuestión.

Debo detenerme ahora en la traducción, al lenguaje común, de estos fríos datos epidemiológicos: el párrafo anterior significa que de cada 100 parejas, donde uno de los integrantes tenga el VIH y el otro no, que tengan relaciones sexuales habituales, usando siempre preservativos correctamente, y sin que éstos se rompan, deslicen, ni suceda ningún otro “accidente”; pues bien, de las 100 personas sanas, al cabo de un año, habrá entre 15 y 40 de ellas, contagiadas del VIH, enfermedad que -repito-, es mortal. La variación entre 15 y 40 es la que hay entre el estudio más optimista, y el más pesimista. Pero sean 15 ó 40, todas morirán de sida. Este hecho patético, me obliga a adelantar una conclusión: son criminales las políticas de salud pública de prevención del sida, basadas en la promoción del uso de profilácticos.

Y ahora respondo una pregunta, que en este momento debe estar formulándose, todo lector inteligente: Si el condón reduce algo las posibilidades de contagio del VIH, ¿porqué las campañas basadas en el preservativo no muestran variaciones en la seroprevalencia?. La respuesta es obvia: porque al dar masivamente la falsa seguridad, de que las relaciones son inocuas, mientras se usen los preservativos, más gente tiene relaciones sexuales riesgosas. Entonces sean esas mismas u otras personas, las que disminuyen el riesgo al usar condones, esta baja se compensa con el aumento de enfermos, producto de la mayor cantidad de relaciones promiscuas.

Conclusión: ten cuidado con lo que los periódicos publican, pues muchos no tienden a ser objetivos, sino subjetivos cayendo en amarillismos y siendo presas de las grandes cantidades de dinero que se mueven en el mercado del “uso del condón”, como dicen por ahí “con dinero baila el perro”.

Anonymous said...

Pues nada Anonimo
Sigue yendo con mujeres de "vida alegre" sin preservativo y luego nos cuentas.