5/16/08

Mujer de Malasia logra victoria judicial para abandonar el Islam

Para los que no lo saben, el abandonar la religión del Islam se le cataloga como apostacia y es un "pecado" que conlleva la pena de muerte. Personas como Ayaan Hirsi Ali y Salman Rushdie hoy en dia viven en eterna vigilancia pues se ha puesto un precio en su cabeza. Otras religiones no son tan extremas como el islam, pero abandonar la religión sigue siendo un paso dificil para muchos, pues conlleva el rechazo de amigos, familiares y el tener que luchar contra la verguenza impuesta por estas personas. Para muchos es como comenzar una vida nueva. Es por esto que yo apoyo muchas organizaciones seculares pues proveen un lugar a donde personas que abandonan su fe pueden recurrir para conocer otras personas y comenzar a construir una nueva vida y una red de amigos.

Esta noticia es importante por dos razones. Primero, porque en el caso del Islam, muchos se ven forzados a permanecer en la religión pues abandonarla conlleva la muerte. Segundo, porque demuestra claramente lo que sucede cuando el estado y la religión se entrelazan. Esto es lo que sucede cuando personas intentan regir a los demas a nivel estatal con sus creencias religiosas y "morales", como cuando intentan cambiar la constitución para satisfacer sus creencias e imponerselas a los demas *cough* la 99 *cough*.

Una corte religiosa de Malasia le ha concedido el deseo a una mujer de abandonar el Islam, una decisión descrita por su abogado como una que le permitira a muchos otros abandonar la fé.

Cortes islámicas en la nación mayormente musulmana rara vez le permiten a los musulmanes a convertirse a otras religiones. Muchas veces prescriben consejería o en ocasiones los multan por apostasía.

"Es un caso importante," dijo el abogado Ahmad Jailani Abdul Ghani, quien representa a Siti Fatimah Tan Abdullah, 38, quien lleva dos años batallando para convertirse de nuevo al Budismo del Islam.

La mujer, de origen chino, se habia convertido al islam en el 1998 para poder casarse con su amante en aquel tiempo. En Malasia, los que no son musulmanes tienen que convertirse antes de poder casarse legalmente con un musulman.

Pero Siti Fatimah luego se separó de su marido y en el 2006 buscó anular su conversión al islam, dijo Ahmad, añadiendo que ella nunca practicó como musulmana y solo habia adoptado la religión par asegurar que su matrimonio fuera reconocido.

El abogado dijo que la ordenanza era importante pues aceptaba que los musulmanes podian renunciar a la religión por motivo de nunca haber practicado la fé.

"Traimos a dos testigos de la familia a decir que por la forma en que ella reza y vive en su casa, no es musulmana," dijo Ahmad.

Islam es la religión oficial de Malasia pero una gran minoria (aproximadamente 40%) practica otras religiones. Los asuntos musulmanes son regidos a nivel del estado.


Fuente: Reuters

1 comment:

Manny said...

diablo esa gente esta bien jodia