3/5/10

Pedófilos es solo el comienzo

Bendito, si la iglesia Católica creia que el ser una organización repleta de pedófilos era el fin de sus problemas, estaba muy equivocada.

Ha salido a relucir que un ujier ceremonial, junto con un miembro del coro del Vaticano, estaban corriendo una red de prostitución homosexual.

Las alegaciones salieron a relucir luego de que la policia publicara transcripciones de llamadas telefónicas, las cuales encontró haciendo una investigación no relacionada.

En las grabaciones, se puede escuchar a Angelo Balducci, un Caballero de su Santidad, negociando con Thomas Chinedu Ehiem, un corista nigeriano del Vaticano, sobre hombres que este queria que le trajeran para propósitos sexuales. Balducci alegadamente pagaba 2,000 euros ($2,714) por cada hombre que conocia.

En la conversación, se puede escuchar a Balducci describiendo el tipo de hombre que queria, hasta detalles físicos. Estas conversaciones fueron grabadas por 5 meses y Ehiem le consiguió a Balducci por lo menos 10 contactos, entre estos "un joven cubano, un modelo de Nápoles y un jugador de rugby de Roma".

Oremos todos y agradezcamos a Dios que la supuestamente única organización que tiene contacto directo con Él esta en tan buenas manos y sirven de tan buen modelo a seguir. Si Dios personalmente escoge a estas personas, ¿que podemos concluir acerca de este Dios?

La otra pregunta que los católicos se deben estar haciendo es ¿de donde Balduci sacó el dinero para pagar sus encuentros sexuales? Yo creo que ustedes ya saben la contestación. El bolsillo de los feligreses.

2 comments:

Alkarah José Hirán said...

Jodíos hipócritas que son los católicos. Todo el oro de América Latina fue a parar allá.

Alien Queen said...

Este es el mejor ejemplo de predicar la moral en g-string, porque ya ni siquiera en calzoncillos. Tanta mierda de condenar la homosexualidad e ir en contra del matrimonio gay y ellos hasta especifican el tipo de hombres quieren. Espera, tal vez ésa es la razón de no estar de acuerdo con que los gays se casen: ¡Pa' que se puedan prostituir con los curas y obispos, no strings attached!