2/24/10

Tit for Tat

Relaciones simbióticas son la evolución en su momento más fantástico. Dos especies evolucionan a la misma vez, adaptandose unas a otras hasta que la supervivencia de ambas depende de la otra. No hay ejemplo más majestuoso de esta dependencia que el árbol de higo.

Todo comienza con una pequeña avispa. En el principio del ciclo, una avispa madura entra al higo por una pequeña apertura natural, y deposita sus huevos en la cavidad. Una vez hace esto, muere y dona su cuerpo como alimento para el higo. La cavidad donde la avispa deposita los huevos está llena de flores de higo.

Con el tiempo, los huevos de avispa se convierten en larvas y las masculinas rapidamente proceden a aparearse con las femeninas, mientras estas todavia están en sus huevos. Sin perder tiempo, las masculinas salen y comienzan a abrir camino en la fruta, preparandolo todo para cuando surjan las femeninas.

Una vez surgen las avispas femeninas, las cuales pueden volar, salen del higo (por el camino que abrieron las masculinas) y en su camino, agarran el polen de las flores masculinas. Cuando estas salen, vuelan para buscar otro higo en el cual puedan depositar sus huevos. Una vez encuentran un higo, depositan el polen que recogieron en las flores femeninas y las polinizan. De este modo, las avispas funcionan como el método de transportación de pólen para el higo y el higo funciona como casa protectora para los huevos de las avispas.

Como pueden ver, el higo evolucionó su forma (entrada natural para las avispas y flores dentro de la fruta) para permitir que las avispas sirvan como polinadoras. Las avispas, por su cuenta, han evolucionado un ciclo que dependen del higo para poder procrearse.

Pero como en todo sistema, hay oportunidad para que una especie intente aprovecharse de la situación e intentar romper este contrato. Para las avispas, tener que polinar el higo es trabajo innecesario que toma tiempo y energía y nada la previene de no hacer su parte del contrato. Es por esto que las especies evolucionan procesos para evitar que esto suceda y este ejemplo no es una excepción. Científicos han encontrado que cuando una avispa pone huevos en un higo sin polinizarlo, el árbol lo castiga dejando caer el higo y matando las avispas que tienen dentro. Este estudio demuestra que cuando una especie intentar romper un contrato en una relación mutuamente beneficiosa, sanciones son necesarias para mantener esta relación.

Si les interesa este tema, les recomiendo que lean cualquier libro de "Game Theory" o Teoria de Juegos. Estas teorias se han utilizado para explicar como la moral pudo haber surgido naturalmente y especialmente comportamiento beneficiosos entre dos especies.

Fuente: PhysOrg y Wikipedia

3 comments:

Prometeo said...

Estaba hace varios días hablando con los jóvenes de la iglesia y preguntándoles que ellos creían: si la moral salió a causa de la religión o ya existía antes. La mayoría creía que la moral vino a causa de la religión pero un grupo entendía que debía existir antes. Creo que eso es una muestra de como se piensa en el mundo cristiano.

Personalmente creo que la moral vino antes de las religiones.


Adelante y éxito.

Esceptico said...

Es inevitable Prometeo. Para las religiones, la moral surge del libro sagrado en la cual se basa esa religión.

La creencia de que ese libro contiene la guia moral para poder coexistir es necesaria, de lo contrario los seguidores no tendrian razón para pertenecer a esa religión.

Esceptico said...

PS. Si en un futuro se toca el tema otra vez, una buena pregunta a seguir seria: Si la moral viene de la religión: ¿Como es posible que personas que no creen en una religión en particular se comporten moralmente? y ¿Cual de todas las religiones tiene la llave de la verdadera moral y porque?

Creo que seria una buena forma de ponerlos a pensar y dialogar mas a fondo.