10/6/08

Cuando tu quieres que pase algo, tu cerebro hace que pase


Bueno amigos, por fín estoy de regreso a mi rutina diaria de dar clases y navegar el internet en busqueda de noticias que traen a relucir el lado ridículo de la religión y el dogma. Eso si, les advierto que puede que el regreso sea corto, pues la semana que viene salgo de nuevo de viaje a visitar dos distintas universidades para continuar con mis entrevistas. Ahora a la noticia del dia:

En estos dias se celebró la entrega del premio Nóbel Ig. Este premio lo organiza el magazín Anales de Investigacion Improbable y se le concede a logros científicos extraños y/o raros pero sumamente prácticos. La ceremonia se lleva a cabo en la Universidad de Harvard y los premios son entregador por ganadores actuales del Premio Nóbel real.

De todos los premios que se entregaron, el que considero mas relevante fue el que llevó a cabo Dan Ariely, un economista del comportamiento de la Universidad de Duke, en el cual encontró que medicinas falsas más caras trabajaban mejor que medicinas falsas más baratas. En otras palabras, si a un Grupo A le dan una pastilla de azucar que supuestamente vale $20 y le dicen que sirve para el dolor de cabeza y a otro Grupo B le dán la misma pastilla y le dicen que vale $1.99, los del Grupo A dicen que la pastilla funciona mucho mejor que el Grupo B.

Ariely dice: "Cuando tu esperas que algo suceda, tu cerebro hace que suceda."
Ariely pasó tres años en un hospital después de sufrir quemaduras de tercer grado en 70% de su cuerpo. Allí se dió cuenta que pacientes de quemaduras se despertaban por la noche con dolor extremo y se quedaban dormidos inmediatamente después de que las enfermeras le inyectaban una aguja. Una enfermera luego le admitió que la inyección solo tenia una solución salina (agua + sal).

Este estudio también aplica a la oración. Una persona que quiere curarse de algún mal o dolor y cree que la oración funciona puede lograr eliminar el dolor o hasta curarse con tan solo arrodillarse o visitar algún supuesto río milagroso o algún otro lugar sagrado como Medjugorje. No es ningún dios el que provoca la mejoría, es el cerebro de la persona que reacciona a los deseos de esta, pero solo a través de una decepción personal.

Otros estudios que se ganaron el Nóbel Ig fue uno que descubrió que la Coca Cola funciona como anticonceptivo (¡por favor, no corran ahora a bañarse en Coca Cola, continuen usando condones o pastillas!), otro que descubrió que las bailarinas exóticas ganan más dinero cuando estan ovulando, entre otros.

2 comments:

Prometeo said...

Soy cristiano pero me gusta este blog. Adelante y éxito.

Esceptico said...

Bienvenido! Espero que el blog te sea util de una forma u otra y provoque conversaciones interesantes.