11/9/09

Un matrimonio entre personas del mismo sexo - en persona

Hace varias semanas tuve la dicha de asistir al matrimonio de una compañera de trabajo de mi esposa y fue una experiencia reveladora. Como podrán observar en la primera foto, nada en esta boda era como las que estamos acostumbrados. Para comenzar, la persona que llevó a cabo la ceremonia era una mujer. Segundo, los recién casados eran dos mujeres. Y tercero, una de ellas era judía y la otra cristiana, por lo que la ceremonia tenia aspectos de ambas religiones. Si observan la primera foto pueden ver que sobre la pareja habia una carpa, sostenia en su lugar por 4 personas, característico de un matrimonio judío.

Otro aspecto que me chocó, fue el hecho que la pareja escribió mucho de lo que se dijó en la ceremonio. Distinto a una ceremonia católica, a la cual estoy acostumbrado, esta fue extremadamente personal, lo cual la hizo mucho más sentimental y sinceramente mucho más interesante que las aburridas letanías católicas.

Ambas dedicaron su vida a la otra y en sus votos, sacaron a relucir cuan dificil era un matrimonio y cuan dispuestas estaban a luchar por mantenerlo vivo por toda la vida.

Otro aspecto muy emocionante de la ceremonia fue el hecho de que las familias de ambas estaban alli presentes y orgullosos de la pareja. Ambas familias se pararon a leer escritos seleccionados por la pareja de poesía o algún libro que ellas pensaban representaba este paso tan importante en su vida.

Yo nunca me casé por la iglesia, si no con un juez. No porque soy ateo, si no porque mi mujer, que toda la vida soño con una boda católica, no quizo saber más de la Iglesia Católica, después que en mi entrevista el sacerdote dijo que a las mujeres habia que darles un jamaqueón de vez en cuando para ponerlas en su lugar. Para mi esto fueron tremendas noticias, pues así no tenia que darle dinero a esta horrible organización.

Si algo pude apreciar de esta ceremonia fue lo mucho que estas dos mujeres se querian. Fue muy emocionante ver dos personas que han tenido una vida dificil, sufriendo discriminación, poder encontrar a alguien para amar y compartir. Este acto en nada afecta mi propio matrimonio, ni lo desprecia, ni lo desvalora. Yo sigo amando a mi esposa tanto como la amaba antes de la ceremonia y hasta envidié un poco el que mi propia ceremonia no fuera tan personal como la de ellas.

Esta experiencia tan solo recapacitó mi deseo de poder brindarle este derecho a estas personas que se ven discriminadas dia a dia por culpa de la religión. Si vas a aplicar a Levítico para discriminar, entonces debes aplicar a Deuteronomio también. Nada ni nadie te da derecho para escoger los versos de la Biblia que confirman tus prejuicios.

4 comments:

j.darko said...

Jesús dijo en el nuevo testamento que los mandamientos se resumían a dos: "amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo". Entonces, si eres cristiano, ¿que estas hablando de Levítico o Deuteronomio si ahí de lo que se habla es de reglamentos antiguos hechos específicamente para el pueblo judío? Mezclan unas cosas con otras. O son judíos o cristianos, pero que se acaben de decidir. Yo, por mi parte, si mi hermano se casa orgullosamente iré a su boda y lo apoyaré en todo.

Ms. Conciencia said...

Yo creo que esa boda debió de ser muy bonita. Me están dando ideas para hacer la mía, la cual tampoco quiero meter ningún tipo de religión en ella ya que ni mi prometido ni yo nos agrada la religión de por sí. Pero eso de mezclar leyes judías con cristianas esta del carajo, hablando claro. Para justificarse, hacen lo posible. ¿Acaso ellos (los cristianos) no decían que Jesús había eliminado la ley judía para poner la de "Amarse los unos a los otros..." como la verdadera ley? ¡Qué conveniencieros son, coño!

Esceptico said...

Bueno, en realidad los judios reformados son judios por tradición y cultura y no por religión. La mayoria de ellos toman parte de estos actos porque es como una tradición de siglos y no quieren perder esa identidad. Es como el lechón asado, las parrandas y los pasteles en Puerto Rico que son tradiciones culturales aunque van atadas a una celebración religiosa.

A pesar de estos aspectos judios, la ceremonia fue bastante secular y libre de religión.

Pili said...

Se ve aquí q, al contrario de lo q los conservadores hipócritas dicen de q la legalización del matrimonio gay destruirá la "santidad del matrimonio", muchos de dichos gays y lesbianas le están poniendo otra vez esa parte bonita de una unión de dos personas q se aman, no el relajo q hay de casarse y divorciarse. Los q han destruido y desprestigiado el matrimonio son la gente "normal" q lo toman a la ligera y son infieles a sus parejas, entre otras barbaridades. Las dos chicas de este caso hicieron ver al matrimonio como algo bonito y con gran valor sentimental, no como una "carga", "pérdida de libertad" o "un simple papel".